Blog

Qué es la materia? Energía.

Lo físico es real? Quizás.

El dinero es energía? SÍ, siempre en movimiento.


Activar la circulación de la prosperidad

Los billetes son papeles “especiales” con números y letras, con la imagen de un prócer y de un lugar histórico. Con ellos, acumulamos y liberamos energía que proviene de haber brindado un servicio. Siempre es por un servicio. Y cuando compramos cualquiera de las cosas que tenemos, lo hacemos gracias a una cadena de servicios que dieron muchas personas. Detrás de cada cosa que compramos hay gente que ha invertido su tiempo, su atención, incluso su vida para que ese objeto exista.

El dinero da una falsa sensación de seguridad y de poder, manejados por el ego. El dinero no es malo, pero lo vemos con temor: esto viene de varias generaciones atrás, que obedecieron a un determinado sistemas de pensamiento.

“Cuando ahorre más dinero haré el cambio que quiero.” Quizás hay un tiempo prudente destinado a “estar más tranquilos”, pero ¿qué pasa si el sentir pulsa por cambiar ahora, por no esperar? ¿Qué priorizás en ese momento? ¿Das tu salto de fé o te acobardás?

“Cuando compro barato, ahorro y así tendré mas dinero” Si al comprar un producto busco el más económico, cada vez que lo vea, mi mente me lo recordará, y eso refuerza la miseria: “es esto lo que merezco, no lo que realmente quería”. Podemos sembrar nuestra propia abundancia y prosperidad en actos cotidianos, como salir a hacer las compras, dejándonos de anticipar a la miseria “por las dudas”, y ofreciéndonos algún premio por puro gusto.

“Es muy caro, no puedo comprarlo”. Entonces, hay que esperar, no frustrado, sino paciente. Seguir haciendo tranquilo, generando posibilidades para poder atraerlo. Aceptar y seguir adelante, pero lo abandonarlo, victimizarse o quejarse. Sin buscar “responsables que hacen que uno no pueda”. No sustituir los productos que deseo por otros similares que son de peor calidad. Al esperar con entrega, confianza y enfocado, eso que en un momento fue “inalcanzable”, se convierte en posible y luego en habitual. Todo es parte del aprendizaje. Todo llega, siempre.

Ahora ves una pantalla de computadora delante de tus ojos, para que ella esté frente a vos han pasado miles de personas que investigaron y desarrollaron los materiales con los que está hecha y sus complejas funciones. El servicio y la dedicación la hicieron posible.

Ser conscientes del proceso que incluye a todos los que participaron en la creación de lo que queremos comprar es una manera de honrar sus trabajos y darle el valor real.

Te propongo que en este próximo mes, cada cosa que compres, en ese momento en que llega a tus manos, pienses por unos segundos una afirmación, ella irá corrigiendo desde tu interior el sistema de pensamiento que te relaciona con el dinero, la abundancia y el poder acceder a lo que querés. Hacelo sin expectativas, pero registrá los cambios, luego de unas semanas te sentirás mas libre, mas abundante y esto se reflejará en tu economía y en la capacidad de obtener lo deseás.

En esta primera vez, inspira profundo y soltá el aire por la boca con intensidad, así liberás la tensión, y luego leela en voz alta 3 veces:

“Gracias a todos los que dieron de sí para que esto llegue a mis manos hoy, los integro con amor y así la abundancia fluye para todos”.

Ahora memorízala y usala cada vez que puedas en los intercambios del día a día.

Espero me puedas escribir y compartir tus avances. Sigamos creciendo y aprendiendo juntos!

Pedro Marano

Artículo escrito para Revista Mensaje de Texto

Deja un comentario